Hay un par de trucos muy fáciles que puedes recordar cuando tengas dudas sobre maquillarte cuando lleves gafas. El primero de ellos es tener siempre corrector de ojeras a mano. Las gafas atraen la atención hacia tus ojos y al mismo tiempo proyectan una sombra debajo de ellos. Eso puede resultar en que tengas una cara más cansada que de normal. Por tanto, necesitas un corrector uno o dos tonos más claro que tu tono de piel y aplicarlo a toques, sin arrastrar.


Maquíllate según el tipo de gafas que necesitas


El otro truco consiste en identificar el tipo de gafas que llevas, es decir, debes tener en cuenta si tus gafas son para miopía, hipermetropía o astigmatismo. Las lentes de las diferentes gafas crean efectos distintos en tus ojos. Por ejemplo, las gafas para miopes hacen que los ojos se vean más pequeños. Para contrarrestar ese efecto óptico, debes usar sombras claras por todo el párpado y algún tono un pelín más oscuro por las hendiduras naturales de los ojos. Así los realzarás y les darás un volumen natural.


Por el contrario, las gafas para hipermetropía "agrandan" los ojos. Para contrarrestar ese efecto puedes usar sombras en tonos oscuros y efectos "smoky". De esta manera les das carácter a los ojos y ayudas a que se vean sin que las gafas les hagan sombra. Las gafas para astigmatismo no alteran mucho la forma en que se ven tus ojos, pero has de tener en cuenta que en todos los casos debes evitar sombras con brillos o purpurinas. Piensa que las personas que te miran desde el otro lado ya ven reflejos de luces en los cristales de las gafas. No recargues más ese efecto que ya de por sí es molesto.


No te escondas detrás de las gafas. Te enseñamos a maquillarte con ellas


La montura de las gafas es igual de importante


Por último, debes fijarte en la montura de tus gafas para elegir el mejor maquillaje. Sabemos que tus gafas son como un complemento más de tus outfits diarios, pero no debes combinar el tono de la sombra de ojos con el de las gafas. De hecho, si la montura de tus gafas es de un color llamativo o tiene muchos detalles, rebaja el tono del maquillaje para que no se produzca una cacofonía. Con un poco de perfilador y máscara de pestañas es suficiente. Entonces, si quieres, puedes dar más protagonismo a los labios con un color más fuerte. Si, en cambio, tus gafas son negras o más bien simples, puedes optar por colores algo más brillantes en la sombra, pero sin pasarse. Por último, si llevas gafas con las monturas al aire, puedes llevar el maquillaje a tu gusto, ya que este tipo de gafas no interfieren casi con tu rostro.


Y dejando a un lado las propias gafas, recuerda siempre llevar las cejas muy cuidadas. Las gafas atraen la atención hacia esta zona y no queremos que se vea ninguna imperfección. Te recomendamos maquillar las cejas poco a poco y probando con las gafas puestas para evitar el efecto Groucho Marx. Además, puedes consultar nuestra guía para unas cejas perfectas aquí. Esperamos que te sirvan estos consejos sobre cómo maquillarte cuando llevas gafas. Ahora podrás lucirlas sin perder ni una pizca de encanto y estilo.