Por suerte para todas nosotras, la ciencia le ha prestado mucha atención al tema de perder peso durante las últimas décadas. Muchos estudios se han llevado a cabo para extraer conclusiones que todas podemos aplicar a nuestra vida diaria para conseguir deshacernos de esos kilos que nos sobran.

Por supuesto, hacer ejercicio o quemar las calorías que comemos de otra manera siempre será el camino más rápido, aunque no el más fácil. Pero para los días en que no puedes o no quieres ir al gimnasio o para hacer las cosas más poco a poco, te tramos estos consejos y trucos que te ayudarán a hacer avances pequeños todos los días.

Fruta "everywhere"

La fruta es tu mejor aliada para perder peso. Contiene fibra, azúcares y gran cantidad de agua, que te mantienen saciada durante un buen rato. Pero la fruta también tiene un efecto sobre nuestra mente. Si la colocas en lugares visibles por toda la casa, es mucho más probable que la consumas de manera regular.

Además, la fruta sirve para hacer un simple test para saber si estás comiendo por hambre o por ansiedad. Cada vez que sientas ganas de comer, pregúntate si te comerías una manzana. Si la respuesta es sí, es que tienes hambre y deberías comerte la manzana. Si la respuesta es no, es que tienes ansiedad y debes trabajar en ese aspecto en lugar de comer.

4 formas de perder peso sin darte cuenta y sin sufrir demasiado

Agua para salir de un apuro

El agua es otro de los trucos de experta para perder peso. Por un lado, el agua da sensación de saciedad porque rellena el estómago. Por eso los médicos recomiendan beber un vaso de agua entero antes de comenzar a comer. De esta manera, la sensación de saciedad llegará antes y no tendrás que ingerir tanta comida. Además, el agua es fundamental para un buen metabolismo. Sin ella nunca procesaríamos las calorías y los nutrientes como es debido, haciendo que se acumulen.

Hazte con una vajilla de color azul

El color azul es el menos común entre los alimentos naturales. Nuestro cerebro no lo procesa como algo "delicioso". Diferentes estudios han apuntado a que comer en platos azules hace que se reduzca el comportamiento de comer por gula o por disfrutar de los sabores. Solo comes lo que tu cuerpo necesita para vivir. De esta manera también se reducen las calorías que ingieres y evitas excesos.

Sé consciente de lo que comes

Este es el último truco que te traemos para perder peso, pero también puede ser el más complicado de llevar a cabo. En este siglo XXI estamos muy acostumbrados a hacer varias cosas a la vez y a evitar el aburrimiento a toda costa. Por eso todos comemos con una tele, un ordenador o un móvil delante. Si quieres perder peso, debes comenzar por eliminar las pantallas a la hora de comer. Debes concentrarte en lo que comes, en cuántas veces lo masticas y en el sabor que tiene. De esta manera le envías a tu cerebro las señales químicas oportunas para que éste se sienta saciado y satisfecho. Y si quieres dar un paso más allá, comienza a comer delante de un espejo. Así evitarás cualquier tipo de exceso, pues siempre estarás atenta a tus actos.