Por qué no tienes que mirar la talla cuando compras ropa


Las mujeres de este siglo XXI vivimos enganchadas a las redes sociales. Y en las redes sociales interactuamos con miles de personas que nos juzgan cada vez que ven nuestras fotos y publicaciones. Por esta razón nos sentimos obligadas a gustar. Nos sentimos obligadas a estar delgadas, a subir fotos solamente cuando llevamos maquillaje, a posar para disimular la barriguita o los brazos rellenitos. Y cuando vamos a comprar ropa, nos sentimos obligadas a "caber" en una talla determinada. Sabemos que las modelos y las personas que admiramos usan tallas pequeñas, la S o la 36.


Pero nosotras, que somos comunes mortales, no siempre llevamos una 36. Bueno, con una 38 nos conformamos. Pero en realidad nuestro cuerpo nos pide una 42 y no queremos aceptarlo. Llevar una talla que no es la que creemos ideal nos hace pensar que no somos buenas así, que tenemos que adelgazar para ser como aquellos a los que seguimos. Bajar tallas nos hará subir en seguidores de Instagram o likes de Facebook. "Caber" en una 36 parece la solución a problemas que tenemos que sabemos que no están relacionados con nuestro peso. Y por eso cada vez que hay que pedirle a la dependienta una talla más, lo hacemos con la mirada perdida y rubor en el rostro.


Comprar ropa nueva es algo que hacemos relativamente a menudo. Algunas más que otras. Quizás semanalmente, quizás una vez cada dos meses. Pero todas tenemos que pasar por ese momento, tanto si lo disfrutamos como si no. Pero cada vez que lo hacemos cometemos un grave error que nos da donde más nos duele: en nuestras expectativas. Este error es el de mirar la talla de la prenda que queremos comprar. Parece una tontería. ¿Cómo vas a comprar una prenda de ropa sin saber de qué talla es? ¿Cómo vas a saber si te va a venir bien? Pues muy simple: o bien a ojo, o bien conociendo tus medidas exactas. Sigue leyendo para saber por qué cometes este grave error siempre que vas a comprar ropa.    Cometes este grave error siempre que compras ropa


La ilusión de las tallas


Pero incluso cuando estamos en el rango de nuestro peso ideal y no necesitamos perder peso por razones de salud, las tallas nos siguen saboteando siempre que vamos a comprar ropa. La próxima vez que necesites elegir entre una prenda y otra según su tamaño, piensa que las tallas son solo números y letras que se inventa una empresa. Son una convención que no es universal a todas las tiendas. Cada comercio tiene tallas diferentes para centímetros diferentes.


Por tanto, si no quieres seguir cometiendo este error cada vez que vas a comprar ropa, deja de mirar las tallas. Simplemente fíjate en las prendas que ya tienes y que te quedan bien. Mídelas a ojo o incluso con palmos o brazos. Compáralas con las prendas de la tienda y no mires la etiqueta sino el tamaño real del objeto que tienes en las manos.


Cuando compres online el proceso es incluso más fácil. En Luz de Moda y en muchos otros comercios online te ofrecemos una tabla de tallas en cada producto, donde puedes ver la tela de la prenda sin estirar y completamente estirada. Si tus medidas están entre esas dos cifras, es que cuando te pongas la pieza no estará ni tirante y demasiado suelta. Si tienes dudas sobre cómo tomarte las medidas adecuadamente, y que te sirvan para comprar online, pincha aquí y te lo explicamos.


Las tallas no nos representan


Esperamos que a partir de ahora la experiencia de comprar ropa sea más agradable todavía y que no tengas que sentir esa sensación punzante de no estar a la altura cada vez que quieres comprarte algo nuevo y bonito. Recuerda que una talla no es una nota en el examen de la vida. Una talla, o los centímetros de tu cintura, son solamente algo que ocurre en una etapa de tu vida, que puede cambiar y que solo depende de ti. No dejes que una letra o un número te amargue tu shopping day.